Infarto Agudo de Miocardio (IAM)

Por Doctor David Luna Pérez

Infarto Agudo de Miocardio (IAM)

Es la pérdida de flujo sanguíneo al músculo cardiaco, y que puede causar la muerte ó pérdida de función de ese tejido

¿Por qué ocurre?

Pueden ser muchas las causas, pero en 90 por ciento de las ocasiones es por obstrucción de una arteria del corazón, (las arterias responsables de la circulación del corazón se llaman arterias coronarias). Esa obstrucción es habitualmente por una placa de grasa (colesterol), que, junto con calcio se acumula al paso de los años, esta obstrucción se puede formar incluso desde la infancia.

¿A quién le ocurre esto?

Como mencione, la placa de grasa se puede formar desde la infancia; sin embargo, las manifestaciones de la enfermedad se presentan habitualmente en hombres a partir de los 40 años de edad, y en las Mujeres de 50 años o después de la menopausia.

En las mujeres ocurre más tarde, debido a que tienen cierto factor protector hormonal, que se pierde cuando atraviesan el periodo de menopausia

El desarrollo de la enfermedad es favorecido por la presencia de factores de riesgo cardiovascular.

¿Qué es un factor de riesgo cardiovascular?

Son múltiples los factores de riesgo cardiovascular, estos se pueden clasificar en mayores y menores, modificables y no modificables; sin embargo, los más importantes que debemos reconocer son cinco: tabaquismo, obesidad, hipertensión arterial, diabetes mellitus y dislipidemia (colesterol o triglicéridos elevados).

¿Cómo se manifiesta?

Molestia en el pecho, no necesariamente dolor. La persona puede referir sensación de opresión, sobre todo al caminar, o con estrés, esa molestia se puede irradiar hacia el cuello, mandíbula, oídos y ocasionalmente a los brazos, sobre todo el izquierdo, con frecuencia hay falta de aire, mareo, sudoración, y por lo general dura más de 30 minutos. Este aspecto es importante, todo dolor con las características mencionadas con duración de más de 30 minutos es infarto, hasta no demostrar lo contrario.

¿Qué hay que hacer en caso de un infarto?

Poner al paciente en reposo

Si es posible conseguir aspirina protec o acido acetilsalicílico e ingerir de inmediato cuatro tabletas, no administrar ningún medicamento debajo de la lengua si no se sabe cómo se encuentra la presión arterial, o si no hay algún médico o enfermero que le supervise

Marcar 066 (ERUM), 065 (Cruz Roja) ó 911 para traslado al hospital más cercano.

Se tienen de cuatro a seis horas para proporcionar el mejor tratamiento y tratar de proteger el corazón de un daño irreversible y salvar la vida del paciente.

¿Por qué se habla de un tiempo determinado para la atención de un infarto?

Dentro de la evolución de un infarto agudo de miocardio están: la lesión, la isquemia y la necrosis.

Lesión: significa que hay daño inicial en la fibra muscular, pero es totalmente reversible, en esta fase puede o no haber alteraciones en el electrocardiograma, lo que complica la atención médica de estos pacientes, pues pueden acudir al médico y con frecuencia éste no hace el diagnóstico adecuado.

Eso ocurre desde el inicio de los síntomas hasta los primeros 60 minutos.

Isquemia: en esta fase el daño de la fibra muscular es mayor que en la lesión, pero si intervenimos a tiempo tanto con medicamentos como con intervencionismo coronario podremos prevenir la progresión del daño y evitar que sea irreversible. El electrocardiograma en más de 50 por ciento de los casos si tiene alteraciones y como el tiempo de las molestias es mayor es más difícil equivocarse y no hacer el diagnóstico correcto. Esto ocurre desde los primeros 30 minutos hasta las dos o tres horas después de iniciada la molestia, en esta fase ya puede haber datos de mala función cardiaca.

Necrosis: Es la última fase de la evolución del infarto, ocurre a partir de la cuarta hora, prácticamente aquí siempre hay alteraciones del electrocardiograma, solo en un pequeño porcentaje de menos de 5 por ciento pudiera no haber alteraciones en el electrocardiograma. Siempre hay trastornos en la función del corazón; si se logra abrir la arteria, ya sea con la administración de trombolíticos (medicamentos que disuelven los coágulos) ó con cateterismo cardiaco mediante angioplastia y habitualmente implante de Stent (malla metálica que se coloca en el interior de las arterias) hay una alta posibilidad de limitar el tamaño del infarto o la cantidad de fibra muscular cardiaca dañada irreversiblemente.

Cada paciente es distinto e influyen muchas situaciones que pueden hacer que la arteria no quede obstruida completamente después de un infarto, por lo que en casos especiales se pueden tener hasta las seis horas y en casos especiales quizá hasta 12 horas para intentar abrir una arteria en un infarto y tratar de salvar la mayor cantidad de músculo cardiaco, y con esto evitar daño y contar con un pronóstico mejor con adecuada calidad de vida.

¿Cuántos tipos de tratamiento existen para un paciente con un IAM?

Son tres, los cuales dependerán de varios factores. Lamentablemente tienen que ver con la capacidad de acceso que el enfermo tenga a los servicios de salud, por lo que se debe considerar si ¿el paciente tiene derecho ó no a alguna institución de seguridad médica pública?, como IMSS, ISSSTE o Seguro Popular. ¿Tiene seguro de gastos médicos privados?; entonces, podrá acceder a cualquier hospital privado que cuente con los equipos, instrumental y médicos para realizar cualquier intervención farmacológica o intervencionista que se requiere en estos casos.

Si el paciente no cuenta con estos servicios se deberá recurrir a algún hospital del sector público que cuente con la infraestructura necesaria, como personal médico, paramédico, sala de hemodinamia, unidad de cuidados intensivos coronarios; las instituciones Gubernamentales que pueden contar con estos servicios son: Servicios Médicos del Gobierno de Ciudad de México, Secretaría de Salud, los institutos nacionales de Salud, como el Instituto Nacional de Cardiología, el de Enfermedades Respiratorias o el de Nutrición si el enfermo está en Ciudad de México, y si se encuentra en el interior de la República, buscar las instituciones de salud correspondientes.

El primer tratamiento se limita a hospitalizar al paciente en una unidad de cuidados coronarios, suministrar los medicamentos correspondientes, oxigeno, monitoreo y vigilancia de las complicaciones, sobre todo las que causan la muerte, que son arritmias, insuficiencia cardiaca e insuficiencia renal. Esto es lo menos recomendable, ya que en este tipo de manejo es impredecible si la arteria se podrá abrir o quedará obstruida completamente.

El segundo tratamiento es el uso de trombolíticos, estos medicamentos lo que hacen es lisar o destruir el coagulo que terminó de obstruir el flujo en la arteria, es muy útil si se suministra en las primeras cuatro horas, teniendo como tiempo óptimo de administración 30 minutos desde que el paciente llega al hospital, por ello es que hay que buscar un sitio donde en primer lugar se cuente con el medicamento, y en segundo, personal especializado que sepa de administración del medicamento y vigilancia del paciente. El inconveniente de este tratamiento es, que si bien, se administra en un tiempo adecuado, la posibilidad de abrir la arteria es de más de 90 por ciento, la placa de grasa se queda intacta y existe el riesgo de volverse a tapar, por lo tanto, volverse a infartar incluso en la misma zona del infarto.

El tercer tratamiento es con cateterismo cardiaco e intervencionismo, en este caso se requiere una sala de hemodinamia, unidad de cuidados coronarios, personal médico y paramédico especialista en estos procedimientos, el tiempo óptimo para realizar este procedimiento son los primeros 90 minutos desde que llega el paciente al hospital hasta que se realiza el procedimiento. Este es el mejor tratamiento, pero es el de más riesgo, mayor costo y también mayor beneficio si todo sale bien. En este procedimiento se tiene la seguridad de abrir la arteria, de saber cuántas y cuáles son las arterias enfermas, la gravedad de la enfermedad y, de acuerdo con el resultado, el pronóstico posterior, pues conocer la anatomía nos dará la oportunidad de planear un nuevo procedimiento si se requiere o simplemente dar manejo médico y vigilancia posterior con el control estricto de los factores de riesgo coronario.

¿Qué consecuencias ocurren si no se atiende al paciente con un infarto?

El retardo en tiempo de atención es músculo cardiaco perdido. A mayor tiempo de retraso en la atención será mayor el músculo perdido, menor función cardiaca, mal pronóstico y mala calidad de vida, se puede tener incluso la consecuencia de perder la vida o de quedar con daño cardiaco severo y padecer insuficiencia cardiaca de por vida. Esto último con la grave repercusión tanto social como económica, no solo para el paciente, sino también para la familia y para las instituciones, sean públicas o privadas.

¿Una vez que se atiende al paciente de un infarto queda curado y puede hacer su vida normal?

No, como se ha mencionado, todo dependerá del tiempo que se tarde en llevar al paciente a una institución con la capacidad de atención, y al tipo de tratamiento que le den al paciente, médico solamente, trombolitico o intervencionismo. Finalmente al egresar al paciente del hospital se debe ser mucho más cuidadoso, pues ahora se debe estar consciente de que no se debe abandonar el tratamiento nunca, ahora debe llevar dieta de por vida, no fumar, no tomar alcohol, mantener glucosa, colesterol y triglicéridos bien controlados, y debe acudir al médico por lo menos cada tres meses.

Debe adquirir ahora hábitos que promuevan la salud y no la enfermedad.

Bibliografía doctor Guillermo Saturno Chiu. Manual de Conducta y Terapéutica cardiovascular Manual Moderno primera edición 2014.

Autor: doctor David Luna Pérez

Cardiólogo/hemodinamista. Página web www.cardiologiadrluna.com.mx

email davidluna1961@gmail.com

Urgencias Hospital Ángeles Metropolitano 52651800 extensión 1801 y 1802

29 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Métodos Diagnósticos para Médicos

INTRODUCCIÓN En México 15% de las muertes son  por cardiopatía, de estas el 63 % son de origen isquémicas. FACTORES DE RIESGO CORONARIO. TABAQUISMO. DIABETES. HTAS. DISLIPIDEMIA.OBESIDAD. SEXO. EDAD.